jueves, 2 de febrero de 2017

Contigo

-A la más amada


Quiero quedar contigo. 
Volver a ver esa sonrisa en tu boca.
      Verte acercar ágil, alegre,
 con tu cabello ondeando ligeramente.

      Deseo que me mires desde la ventanilla del coche, 
medio agachada, que subas, 
que te sientes a mi lado.

      Quiero acercarme a tus labios,
  sentir tu aliento,
 percibir tu vibración,
     sellar tu boca con un beso.

      Deseo pasar una velada alegre
 y substancialmente positiva contigo.

      Quiero que cenemos juntos, 
que bebamos, que brindemos.

      Hablar distendidos largo tiempo, 
conocernos un poco más.

      Deseo que la noche no se termine con la cena.
      Quiero que tomemos una copa en un pub. 
Que nos dejemos envolver por la música
 que nuestro interior se riegue con bebida fresca y
alcohol…
con una mezcla más potente que el queroseno.

      Salir abrazados por el talle,
  caminar entre las calles,
 sin rumbo, perdidos en la noche.
 Mirando la luz de la luna.

      Deseo que nuestro propio instinto
 nos lleve hacia donde los dos
ya sabemos y queremos.

      No importa dónde sea,
 bajo que techo.
     Será un lugar en donde solo latirán acelerados dos corazones.
      En donde la música serán solamente jadeos y suspiros.
      Quiero que el deseo nos invada, nos conduzca, nos levite.
      Quiero lo que deseo, porque deseo lo que quiero.
      Tú sabes lo que es.
      Te quiero y te deseo a ti.
      Tal vez tú puedas llegar a querer, a desear lo mismo.
      Qué bonito sería, esa noche, hasta ver amanecer.


Marco P.

lunes, 23 de enero de 2017

¿Qué más exquisito que una mujer en el acto del amor?,
¿Qué más apasionante que la visión de ella al entregarse?;

Indudablemente nada comparable al instante en que cede,
el momento en que decide no oponerse a ser tocada entera,
el instante en que deja de ser la dueña de su propia voluntad...

Maravillosa la unión de los labios
  anhelantes de besar;
donde empieza un recorrido  de la piel,
palmo a palmo,
poco a poco,
con delicadeza y lentitud;
examinando, primero,
 el rostro, el mentón, la oreja, el cuello.

M.P