miércoles, 9 de septiembre de 2015

Podría...

Yo podría decirles
que me robas los sueños…
que me envuelves desnuda,
me das un beso en silencio
y hasta me haces gritar…

Me atrapase los sentidos
me provocas suspiros…
y también simplemente
me enseñaste el verbo desear…
Marco 

¿Lobos?


Puede que el hombre sea
 lobo para el hombre, 
pero una mujer puede convertirle
en una dócil mascota
Marco P.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Cuando salgas de mis brazos

Cuando la vi a lo lejos, tirando de una sencilla maleta azul celeste, lo comprendí todo:

Dentro traía el universo, los estelares espacios donde son bellas las leyes más devastadoras, donde todo cambia y permanece eterno, donde nada se puede explicar sin que resulte absurdo.

 Me acerqué a la escalera y creo que nos miramos a la vez. 

 La ciudad desapareció de pronto, la estación pasó de ser un lugar a ser un tiempo, el tiempo se internó en una especie de turbión perdido en sí mismo, la realidad dejó de ser algo externo para convertirse en una vivencia íntima. 

Creo que no olvidaré con facilidad sus palabras:

 “cuando salgas de mis brazos, si es que alguna vez lo haces, no sabrás ni quién eres”