jueves, 2 de febrero de 2017

Contigo

-A la más amada


Quiero quedar contigo. 
Volver a ver esa sonrisa en tu boca.
      Verte acercar ágil, alegre,
 con tu cabello ondeando ligeramente.

      Deseo que me mires desde la ventanilla del coche, 
medio agachada, que subas, 
que te sientes a mi lado.

      Quiero acercarme a tus labios,
  sentir tu aliento,
 percibir tu vibración,
     sellar tu boca con un beso.

      Deseo pasar una velada alegre
 y substancialmente positiva contigo.

      Quiero que cenemos juntos, 
que bebamos, que brindemos.

      Hablar distendidos largo tiempo, 
conocernos un poco más.

      Deseo que la noche no se termine con la cena.
      Quiero que tomemos una copa en un pub. 
Que nos dejemos envolver por la música
 que nuestro interior se riegue con bebida fresca y
alcohol…
con una mezcla más potente que el queroseno.

      Salir abrazados por el talle,
  caminar entre las calles,
 sin rumbo, perdidos en la noche.
 Mirando la luz de la luna.

      Deseo que nuestro propio instinto
 nos lleve hacia donde los dos
ya sabemos y queremos.

      No importa dónde sea,
 bajo que techo.
     Será un lugar en donde solo latirán acelerados dos corazones.
      En donde la música serán solamente jadeos y suspiros.
      Quiero que el deseo nos invada, nos conduzca, nos levite.
      Quiero lo que deseo, porque deseo lo que quiero.
      Tú sabes lo que es.
      Te quiero y te deseo a ti.
      Tal vez tú puedas llegar a querer, a desear lo mismo.
      Qué bonito sería, esa noche, hasta ver amanecer.


Marco P.

lunes, 23 de enero de 2017

¿Qué más exquisito que una mujer en el acto del amor?,
¿Qué más apasionante que la visión de ella al entregarse?;

Indudablemente nada comparable al instante en que cede,
el momento en que decide no oponerse a ser tocada entera,
el instante en que deja de ser la dueña de su propia voluntad...

Maravillosa la unión de los labios
  anhelantes de besar;
donde empieza un recorrido  de la piel,
palmo a palmo,
poco a poco,
con delicadeza y lentitud;
examinando, primero,
 el rostro, el mentón, la oreja, el cuello.

M.P



jueves, 8 de diciembre de 2016

Mía


En esa marca en su piel,
 de los incisivos y molares, 
 sellada con sangre de tinta púrpura.

 Y ese deseo, que es vicio, 
no queremos parar,
 seguimos con entusiasmo 
 hasta la fusión completa
 de nuestro ser en el otro en su abandono 
completo y en mi tenerte.
¡ MIA! 
¡ MIA!

sábado, 24 de octubre de 2015

Trazos sentimentales de un alma


      Todas y cada una de mis  letras
      están escritas a través de la imaginación
      en la soledad del silencio.

      Como cada día mi imaginación vuela
      por los caminos de cada palabra,
      ni siquiera me disculparé
      por todas estas transmisiones que escribo;
      puede que me arrastre por ellas 
o simplemente pases de mí.

      Los poemas que he escrito para ti ahora
      no están bajo delirios artificiales,
      de momento siguen salvados por tu mirada,
      ya que no te conozco y
      no quisiera sentir tu indiferencia.

      Sin recaer en lo meramente cotidiano y rutinario,
      no es cuestión de abrirme en una visión tuya
      demasiado tiempo, te los tengo hechos por colores,
tamaños y sorpresas,
 duros, agresivos, sensuales, románticos,
      eróticos…

      De pronto me encuentro contigo,
      a veces en sorpresas de formas sensuales,
      aceptándome por ser como soy,
      por ser yo mismo con todas las consecuencias.
          te empiezo a escribir lo más puro,
      lo más noche, lo más imaginado.

      Aunque aún no te conozco del todo
      ni conozco tus sentimientos,
      piensa que sólo soy una persona 
humana que también siente,
  asumiendo que he regresado de un submundo
      donde solo he heredado nada,
      ni siquiera los sentimientos 
que tengo perdidos desde hace tiempo.
      Viajo a través de la imaginación,
      me detengo, la contemplo y entro en ella,
      la vivo, la siento, la amo, la deseo,
      por eso mi imaginación te vive, te siente,
      te recorre, te añora, te desea….

      Ahora me gustaría estar a tu lado,
      no sé donde estarás pero no importa,
      puedo y quiero seguir imaginándote,
      deseándote, escribiéndote, soñándote.
      ¿Estarás tú soñando? ¿En qué sueñas?
      Hasta el recuerdo de tu presencia,
      empiezo a tener perpetuado en el sueño.

Marco P.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Podría...

Yo podría decirles
que me robas los sueños…
que me envuelves desnuda,
me das un beso en silencio
y hasta me haces gritar…

Me atrapase los sentidos
me provocas suspiros…
y también simplemente
me enseñaste el verbo desear…
Marco 

¿Lobos?


Puede que el hombre sea
 lobo para el hombre, 
pero una mujer puede convertirle
en una dócil mascota
Marco P.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Cuando salgas de mis brazos

Cuando la vi a lo lejos, tirando de una sencilla maleta azul celeste, lo comprendí todo:

Dentro traía el universo, los estelares espacios donde son bellas las leyes más devastadoras, donde todo cambia y permanece eterno, donde nada se puede explicar sin que resulte absurdo.

 Me acerqué a la escalera y creo que nos miramos a la vez. 

 La ciudad desapareció de pronto, la estación pasó de ser un lugar a ser un tiempo, el tiempo se internó en una especie de turbión perdido en sí mismo, la realidad dejó de ser algo externo para convertirse en una vivencia íntima. 

Creo que no olvidaré con facilidad sus palabras:

 “cuando salgas de mis brazos, si es que alguna vez lo haces, no sabrás ni quién eres”