miércoles, 2 de septiembre de 2015

Cuando salgas de mis brazos

Cuando la vi a lo lejos, tirando de una sencilla maleta azul celeste, lo comprendí todo:

Dentro traía el universo, los estelares espacios donde son bellas las leyes más devastadoras, donde todo cambia y permanece eterno, donde nada se puede explicar sin que resulte absurdo.

 Me acerqué a la escalera y creo que nos miramos a la vez. 

 La ciudad desapareció de pronto, la estación pasó de ser un lugar a ser un tiempo, el tiempo se internó en una especie de turbión perdido en sí mismo, la realidad dejó de ser algo externo para convertirse en una vivencia íntima. 

Creo que no olvidaré con facilidad sus palabras:

 “cuando salgas de mis brazos, si es que alguna vez lo haces, no sabrás ni quién eres”

6 comentarios:

  1. Nada sabra cuando salga de tus brazos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el camino, mi bella María , perderse de tal forma en el exclusivo firmamento de los amantes . La única certeza es la de vivir el instante con todos nuestros sentidos , lejos de todo y de todos
      Mi beso para tu mañana linda

      Eliminar
  2. Porque en el recogimiento de un abrazo se pierde toda noción y lo de después es relativo.
    Muy bonito, Marco y gracias por tu huella en mi blog.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonita tu reflexión Auroratris
      Mil besitos de vuelta guapa

      Eliminar
  3. Hay personas que pasan por nuestras vidas, y nos cambian, ya no somos los mismos, algo se va con ellas y algo de ellas se queda con nosotros para siempre ... así es la vida y el amor, dure lo que dure siempre nos marca en mayor o menos medida

    pd/ gracias por tus huellas en mi blog,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, es verdad, no volvemos a ser los mismos.
      Besos linda

      Eliminar